25N-2

FEMLEGAL 25 N: Nuestro derecho a la autogestión de la salud afectivo sexual y reproductiva, by Carmen Borrego.

 

La salud afectivo-sexual y reproductiva tiene como objetivo garantizar el bienestar físico, mental, y social respecto a la sexualidad y sus prácticas. De esta forma se pretende promover experiencias sexuales placenteras y seguras, libres de coacción, discriminación y violencia. Sin embargo, la praxis médica, muchas veces, se aleja de este objetivo

¿Alguna vez te has sentido menospreciadx al acudir a revisión médica para consultar algún tema sobre salud sexual y reproductiva? ¿Los consejos médicos que recibes no tienen en cuenta la diversidad de tus prácticas y tu experiencia y sientes que no responde a tus dudas? ¿Te has sentido juzgadx o infantilizadx al acudir al servicio de salud por una consulta sobre esta temática?

doctor-563428__340

Existen muchas personas que sufren violencia y discriminación cuando acuden a consulta médica, pues la salud está construida bajo un pensamiento médico androcéntrico, racista, heteropatriarcal, sexista y misógino. Si miramos atrás en la historia podremos reconocer como estos sesgos han ido configurando el conocimiento médico. Bajo este paradigma, la praxis médica, en muchas ocasiones, no tiene en cuenta las diversas formas de vivir y de sentir la sexualidad. De hecho, la patologización y la medicalización son formas de controlar lo que la medicina ha denominado “fuera de la norma” ¿Pero qué significa estar “fuera de la norma”?

La Salud Afectivo Sexual y Reproductiva está atravesada por una gran cantidad de sesgos teóricos y prácticos que nos coloca como objeto de análisis más que como agentes activos dentro de nuestra salud. La medicina, en muchos casos, no facilita herramientas para tomar decisiones autónomas e informadas. Más que eso, pretende propiciar una promoción de la salud a través del miedo y los juicios de valor sin tener en cuenta los placeres, las diferentes prácticas y los diferentes cuerpos.

Ante esta situación, se plantea necesario generar estrategias que permitan propiciar conocimiento situado y contrastado para autogestionar nuestra salud. Pero, ¿Qué quiere decir Autogestionar la Salud Afectivo- Sexual y Reproductiva? ¿Por qué es necesario generar conocimiento situado y contrastado?

Autogestionar nuestra Salud Afectivo-sexual y Reproductiva significa ser agentes y protagonistas de nuestra salud y nuestra sexualidad. Significa tener en cuenta nuestra experiencia y nuestra voz para realizar una crítica al modelo de salud imperante.

Para ello, lo primero que se propone es desvelar las prácticas racistas, sexistas, misóginas y heteropatriarcales que han sido llevadas a cabo en nombre de la ciencia, y así, poner en relieve los sesgos que atraviesan el conocimiento científico. Esta mirada crítica, facilitará apropiarnos de los conocimientos médicos pensándonos desde nuestro cuerpo y nuestras prácticas.

El curso que te proponemos en FEMLEGAL con motivo del 25N YO DECIDO: Autogestión de la Salud Afectivo-Sexual y Reproductiva es una propuesta para facilitar un espacio que permita pensar el conocimiento compartido desde la ética del placer y de los cuidados, propiciando el desarrollo de nuestra autoestima y nuestro poderío para promover el autoconocimiento. Colectivizar saberes desde la experiencia nos posibilita producir conocimientos contrastados y situados para fomentar la toma de decisiones conscientes y autónomas entorno a nuestra sexualidad, nuestro cuerpo y nuestros ciclos. Así, la autoestima, los conocimientos compartidos y situados, el respeto a nuestras experiencias y el autoconocimiento se tornan fundamentales para Autogestionar nuestra Salud Afectivo Sexual y Reproductiva de forma activa y consciente.

YO DECIDO. Autogestión de la salud afectivo sexual y reproductiva. 1/12

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *