Defensora del Pueblo de Galicia y Femlegal

Violencia obstétrica, ¿una realidad oculta?

Recientemente nos invitaban a Femlegal para participar en unas jornadas de la asociación El Parto es Nuestro, con motivo de su aniversario (¡felicidades!). La temática que nos unía era la violencia obstétrica, y los datos que, investigando para nuestra ponencia-mesa redonda nos encontramos, siguen siendo tristes  y apabullantes :-(. Curiosamente, poco tiempo después éramos también invitadas por la Plataforma Pro Derechos del Nacimiento para llevar esta temática a la Defensora del Pueblo de Galicia, con la que mantuvimos una cálida reunión, y claro, nos animamos a escribir este post que nos gustaría compartir con todas nuestras seguidoras e intercambiar impresiones, porque la primera conclusión que sacamos es… ¡no hay datos! No hay datos o estadísticas actualizadas sobre muchas de las cuestiones o, sobre todo, estudios que las agrupen, pero, en realidad, podemos sacar algunas conclusiones.

Defensora del Pueblo de Galicia y Femlegal

Defensora del Pueblo de Galicia y Ana García – Femlegal

Valedora do Pobo Galicia

Valedora do Pobo Galicia

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En primer lugar me gustaría destacar la importancia que este tipo de asociaciones tienen, tenemos, en la sensibilización, por un lado, de la sociedad y así visibilizar una problemática que muchas veces, ni se habla ni se publica, y lo que no se habla no existe…  Y si no existe, los poderes públicos no se colocan con frecuencia en la posición de garantes que para estos derechos tienen la obligación de asegurar.

¿Pero qué es la Violencia Obstétrica? ¿Por qué es algo tan importante y con tanta trascendencia en nuestras vidas? La Violencia Obstétrica no es más que una expresión de la violencia de género, de la violencia machista que asola nuestra sociedad. Estamos hablando de que en Galicia se duplican las tasas de cesáreas recomendadas por la OMS o se triplican las tasas de episiotomías recomendadas… Estamos hablando de que sólo ahora estamos comenzando a reclamar por los daños morales que eso implica, con sentencias importantes que dan la razón a las mujeres que han visto sesgados sus cuerpos de manera innecesaria… pero ¿desde cuando ha importado el cuerpo de las mujeres más que cómo objeto de estudio? La Violencia Obstétrica no es más que una expresión sociosanitaria del patriarcado, de una ciencia hecha por hombres, pensada por hombres y donde a las mujeres no se las ha dado la voz. Por eso, sigo creyendo que el Plan de Parto, no ese de cruces o de copia pega, ha de convertirse en nuestro mejor aliado como herramienta de empoderamiento feminista. Por cierto, la jurisprudencia ya se ha pronunciado también sobre esos planes de parto “de crucecitas” como les llamo yo, restándoles validez. Si alguien tiene interés podemos verlo.

Decíamos la sensibilización sobre esta temática en primer lugar, pero, en segundo lugar, nuestro trabajo ha de dirigirse también en el acompañamiento a las familias tanto a la hora de la información como de la denuncia y/o acompañamiento judicial. Un acompañamiento que revierta las cifras de la desigualdad, la brecha entre las tasas recomendadas por la OMS y las reales en nuestros hospitales, que revierta las estadísticas entre hospitales públicos y privados, y que vuelva aquella época donde parir en cualquier día de la semana era igual de probable (los datos estudiados actuales ofrecen una significativa menor probabilidad de un 27% de nacer en fin de semana…).

¿Y llegados a este punto que tenemos que hacer?

1º.- Ser conscientes de nuestros derechos ya apoderarnos de ellos, y ejercerlos.

2º.- Como asociaciones, como sociedad civil en general, demandad que todas las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud se conviertan en una norma con rango de ley, no de recomendación ni de protocolo. ¿Iniciativa Legislativa Popular? ¿Incidencia política en la creación de los programas electorales? ¿Por dónde empezamos?.

3º.- Conocer figuras que están a nuestra disposición para el tratamiento de casos concretos, como la responsable de Sanidad o de Menores en la Defensora del Pueblo de Galicia. No existe la figura de Defensora del Menor pero sí un área destacada con atención para estos casos (y con mujeres bastante majas por cierto…). Encantadas han estado de conocer esta problemática y, ¡el contacto está hecho!.

¿Queréis compartir con nosotras vuestra experiencia? También si nos queréis contar cosas, podéis mandar los comentarios que publicaremos de manera anónima…

¡Buen finde a todas! Recordad suscribiros a la web para recibir todas las novedades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los datos que proporciones al enviar tu comentario sólo serán utilizados para responder a tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.